Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Personajes de obra

El dedo alzado
reclamando fama y decadencia.


                                                   Dios a través de su molacha sonrisa
                                                   silba como pajarillo inocuo.


                                                                                                       La botella de vino,
                                                                                                       torpemente dejada en la orilla de la mesa


La sangre se aleja del dedo,
cada vez más blanco
los otros lo imitan y
el gesto acusador se convierte
en súplica.


                                                El vientecillo vivo desciende
                                                agita los vellos ralos del dorso
                                                de una mano blanca
                                                recién fallecida.


                                                                                                       Una ligera brisa y la bot…

Oración matinal

Células desintegrándose
gránulos de tu ser que se evaporan
con el roce de mi carne
Y tu pensamiento, ya sin soporte material
revolotea
como asquerosa paloma.

Corta, rápido, de un tajo
sin que quede mancha que testifique
la
oración
matinal.

Frascos vacíos
no me quedan...la mayoría la llené con órganos y sal;
una con perfume barato,
por si un día se ofreciera un disfraz olfativo también.

Ya sólo quiero que me hables murmurando
tu voz como de reversa, como claxón enfermo...sí, me enferma.

Revivifivificador

Vengo a venderle a este pobre diablo (yo, claro) lo que a mi me ha hecho falta: Fladuficación. Tan simple como eso. Un par de gotas le asegurarán a usted, infeliz ser que vagabundea bañado en el caldito de la basura, incontables horas de fluidez espontánea e imparable. Como grifo abierto su ser se deslizará entre las capas de esta burda dimensión. ¿No le gusta la idea? Eso pensé.  Deje que el efecto revivifivificador de ésta sustancia (que sólo Dios o el Diablo saben qué coño contiene) le mate todas las garrapatas que trae colgando de la pobre piel del cráneo, chupándole el encéfalo. ¡Sí, esas! Por favor, claro que nadie es tan torpe sólo de nacimiento, un empujoncito lo llevará a probar nuevos límites ya sea hacia arriba o hacia abajo. Ahora que si lo que busca usted, podredumbre errante, es algo de acción inframolecular, patafísico y intermultisensorial, venga aquí y présteme su oreja. Deposítela en la charola, por favor. Porque no la necesitará allá a dónde mi mezcla exacta de irorios…

Razón e Instinto

El suicidio de la Razón. La prevalencia del Instinto.
El suicidio de la Razón.

¡El suicidio de la Razón!
¿¡Por qué diablos no mueres, maldita!?

Few things in life...

Gránulo de materia divina que cae despreocupada sobre mi piel inadvertida, despertándola a una sensación sobrecogedora de ardor y deseo.
Que nos consuma, pues.