Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

Una batalla a tres tiempos

Otra ráfaga de ataques aleatorios a las cosas que, para su mala suerte, encuentro en mi inmediato alcance. Otra vez tomar al pato para derribar a las escopetas que sobrevuelan bajo el techo de mi cuarto. Desde allá publico secretamente las tesis que me procurarían la excomunión de la humanidad (así, con minúscula)...sueño de ermitaño enraizado.
Y lo peor es que no puedo plasmar con exactitud lo que quiero ni lo que pienso, y menos en momentos como este en que prefiero no pensar para evitar que reaviven las heridas que me escocen la mente y el corazón. Además, no resulta tan sencillo estar en un cuero tan raído y curtido como el que me envuelve...y no es a manera de excusa o justificación: mas bien me compadezco a mi mismo (y no sin razón). Ya llevo suficientes puñados de tierra en la boca, tierra salada que comienza a sofocarme e inducirme un estado de catársis durante el cual en mis ojos se proyecta el tristísimo espectáculo de las colisiones humanas, especialmente las personales. Colisi…
Su pierna izquierda, ligeramente flexionada, se delinea deliciosamente contra el muro. Las líneas que forman su muslo fluyen ininterrumpidas como la estela de una gota de lluvia. Enfundada bajo la tela azul del pantalón ajustado, que permite a la mente ensoñar con el paraje subyacente, se adivina la superficie fría, irresistible de la piel blanca erizada por un estremecimiento profundo. La vista recorre lentamente la silueta completa demorándose en los detalles sugerentes de la cintura que se sabe es suave, estrecha, incitadora.  La espalda en actitud de desenfado se desenvuelve con gran sensualidad y sencillez ocultándose tímida tras los mechones de cabello que realzan la iridiscencia de la piel. El que la observa la dibuja de lejos con un dedo en el aire. Pero se detiene de golpe. Ella lo está mirando...casi sin parpadear.
Fuera de su mente, el que la observaba de pronto se encuentra inmerso entre las evoluciones y movimientos rítmicos de aquellas piernas, emergiendo y hundiéndose entre el…