Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Del Libro de las ReBelaciones

¿Qué hace uno cuando, por más escéptico que se sea, se topa de narices con el Fantasma de las Navidades Nonatas? ¿Qué hace uno cuando se está consciente que, para el efecto completo de la aparición, uno mismo constituye una manifestación de mártires ya enterrados? ¿Qué hacer cuando se sabe que uno espanta al espanto tanto como el espanto lo espanta a uno?
La respuesta fue el silencio. El silencio fue, para ambos, la verdad más sencilla de asir de entre todas las opciones. Como escoger la muerte más rápida e indolora de entre las cartas que nos ofrece la mano del laberinto.
El encuentro de los dos «ex seres» fue como el del espejo frente al espejo.
Por tanto, el silencio fue verdad. Y fue ley. Desde que grabamos las tablas de arcilla, conversando pese a nuestros labios cosidos. Sentados en lo alto del Monte ambos ardimos como zarzas mudas.
Unos muertos resucitan a los tres días. Otros, a los tres años. Otros nunca lo hacen del todo y quedan como abortos a medias. Medias almas en medio…

La Gran Epifanía de la Nochevieja

Ya inició el 2017. Pero anoche, durante el periodo terminal del 2016 —que por cierto, a tanto humano popular (justificada o injustificadamente) se llevó— tuve una revelación como no creo haber tenido. No, no hubo monstruos de siete cabezas, ni sellos rotos por ángeles que deseosos o angustiados dejaran pasar las calamidades que terminarían de diezmar esta Humanidad ya diezmada en tantos aspectos. Mi epifanía fue diáfana, pese a las pantallas de lentejuelas y plástico de los seres con quienes me tocó compartir una noche que de otro modo habría sido al menos, llevadera pero paradójicamente vacua. Aquí la crónica.
Pasamos la víspera de Año Nuevo con la parentela de mi madre. No tengo rencores ni mala leche para con ellos. Tampoco salto de alegría. Son, simplemente, buenas gentes que veo cada 365 días en promedio. Pero este año tuvo a bien uno de ellos invitar a su «amigo» quien, por supuesto, llevo a su familia. No quiero revivir los detalles nefastos e irritantes de los seres con quien…