Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

waarraragh

Entonces, ¿cómo es que quería decírmelo? Sí, es cierto. Su silencio varias veces me retumbó en el oido pero su mensaje era ambiguo y más bien tendiente a la paranoia. Bueno, ahora veo que en realidad de paranoia no había ni una pizca.  No sé si maldecir o admirarme de la capacidad de mi inconsciente de casi preveer lo que la gente dirá o hará. Soy un idiota por no hacerle caso, y un necio por incluso acallar esa voz. Sé que pronto tendré otro cisma. Ya están colocadas las estrellas en el tablero bícromo del cielo y se aproximan jugadas decisivas para la configuración de un nuevo yo. El resugrimiento duele como no tienen una idea, pero al final el calvario valdrá la pena. A esa certeza debo hincarle los dientes para no quebrarme. ¿Por qué no lo dijo antes, derecho y sin miramiento? Repito: si no quería decírmelo así, ¿entonces cómo? Miente. No decir nada, no aparecer ni tratar de hacer un esfuerzo por aparentar normalidad fueron su manera muy concienzuda (nada aprobada, por mi parte) …

De monstruos y líquidos

La cosa dio un giro. Pero para dar ese giro primero la cosa tuvo que tumbarse de lado, como un amasijo de carne, cansado y olvidado. Este ente se la pasaba bomba entre el humo del cigarro, las miradas sin significado, la plática extraña y excavadora. Pero los interlocutores no veían otra cosa que sus propios rostros. Aquí, la piltrafa tragaba sorbos amargos de aire y se miraba los zapatos. Estos zapatos lujego le servirían para casi correr del lugar y esperar en casa, fuera de casa más precisamente.
Como quiera que fuese, en la siguiente versión del mismo lugar, tomando nuevas versiones del mismo mezcal y cerveza, la cosa decidió saltarnos encima y vernos a los ojos. Más bien debería decir que la dejé salir y tomó un poco el control del habla. Así fue que, apenas antes de que despertara el siguiente día, el monstruo que me rasgaba la nuca se encogió conforme avanzaba la charla, y se fue desinflando. No murió, ni escapó ni dijo nada: sólo me sigue, cabizbajo y callado, apenas más alto …

Guarapeta X

Al final, todos son la misma asquerosa persona. Ya sea que antes hayas creído irreversiblemente en sus palabras, Sólo quiero ir por agí. Ella está haciendolo sólol No nwrwrddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd

Lo que los nuevos aires traen consigo

No sabría por dónde comenzar. Supongo que lo mejor es, simplemente comenzar.
Con esta nimia entrada doy inicio a las que posteriormente conformarán el corpus titulado con la etiqueta "Bitácora de viajero". No es precisamente una presumidera de 'fui para allá' y 'estuve allí'. Aunque tal vez haya algo de eso eventualmente. El objetivo de esta plática conmigo es, sin más, platicar conmigo. Desdoblarme un poquito verme en el espejo de la pantalla de la computadora. Así que agárranse y esperen ver un poco de todo y mucho de nada.