Lo que los nuevos aires traen consigo

No sabría por dónde comenzar. Supongo que lo mejor es, simplemente comenzar.
Con esta nimia entrada doy inicio a las que posteriormente conformarán el corpus titulado con la etiqueta "Bitácora de viajero". No es precisamente una presumidera de 'fui para allá' y 'estuve allí'. Aunque tal vez haya algo de eso eventualmente. El objetivo de esta plática conmigo es, sin más, platicar conmigo. Desdoblarme un poquito verme en el espejo de la pantalla de la computadora. Así que agárranse y esperen ver un poco de todo y mucho de nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana