jueves, 18 de diciembre de 2014

Misunderstatements

...can't remember what they said

  • La intolerancia del hipotálamo a la estupidez ajena. Evolución a fin de cuentas. El pendejismo prójimo hace daño, a veces se contagia y los genes no han desarrollado mecanismo de defensa ante la infección una vez declarada. Yo soy alérgico y a la menor partícula idiota en el aire los estornudos me hacen salir de ahí.

  • La entereza del sentimiento más puro es a veces aplastante. De veras. Cuando el sentir es una roca traslúcida, inmutable, inquebrantable, irreductible ¿cómo diablos la partes para llevarla en el bolsillo contigo? Se convierte en carga que si bien reconforta al soltarse también hace doloroso cada paso que se toma...doloroso y satisfactorio, curiosamente. Las piedras grandes se acomodan primero. Las arenas agarran su rumbo solas, hasta las grietas más finas.

  • Las ambigüedades a veces son interesantes, pero indudablemente siempre matan un poco de uno. Es muy sencillo..dos fuerzas a ambos lados tiran hacia su propio rumbo, al final te acaban arrancando los brazos; así queda un poco de ti en ambas posibilidades. Y más tratándose de las recriminaciones autoservidas. Porque si bien a veces uno es su propio analista y verdugo, el "medio me corto la cabeza" nunca ha dejado satisfecho a nadie.


  • Son esos pinches detallitos, los jodidos puntitos en la imagen, los chasquiditos o zumbidos en la música, tras las orejas, la única imperfección en el asiento, las que más ahuyentan la presencia de la paz. Y las piedritas entre personas más que ninguna otra. La falta del algo en el saludo, en el habla, en la palabra escrita; o la presencia de pastosidades en la comunicación, en el actuar del otro a veces por un impulso naive o idiota y accidental. A veces es el accidente inconsciente el que más molesta precisamente por su ridícula concepción inexistente en la mente. Un descuido nada más. Patrañas. Ningún signo más claro de la mente del otro que lo que hace "sin querer" o "sin darse cuenta". No hay voz más sincera que la del error puro y resbaladizo.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Entripado

Es bien sabido que nacemos para morir. Que el fin último de haber sido paridos por una mujer con dolor es fallecer enfermos y despedidos de este mundo por seres con dolor. Transición entre membranas.Como a través de una coladera. Ósmosis del ánima.
Pero aunque la terminal de bus está predestinada, el camino que el conductor tome puede variar. Y ningún camino es mejor o peor. Bueno, sí los hay peores. Pero no habría peor sendero que el que no lleva al punto acordado (los dioses lo acuerdan previamente entre sí).
Ahora bien ¿bajarse antes de tiempo? ¡¿por qué no?! Total uno puede volver a subirse. Mas no volver de un destino erróneo. Pues entonces qué ejor de retrasar la llegada haciendo para das aquí y allà.
A lo que est etexto quiere llegar es al análisis de la validez real de lo que se hace en vida y el peso atroz de lo que no se hace. ¿De veras vale más hacerlo todo que no hacerlo aún por las razones adecuadas o elegidas por uno concientemente? Si la omisiión fue consciente creo que es válida, así se trate de "perderse" algo de la vida, porque la convicción es la convicción y la tripa la tripa. Y de la tripa surgen las sacudidas irracionales que llevan a querer hacer otro montón de cosas que en ocasiones nunca salen de la matriz de la mente de quién las desea.
¿Cómo cesarear a estos innatos? A veces su sola existencia puede ir contra el precepto. Pero, ¿no se vuelven válidos al menor atisbo de interés del gestor? ¿no tienen perfecta validancia?,preguntaría la maestra de Lisa.
Pues, a razón de tanto ladrido, cabría anotar que al final puede que incluso las convicciones de uno en un cuadro de la película refrita que es su vida puedan ser menos que inexistentes en cuadros posteriores, hacia el clímax o el final de la película. Y no dirían quienes la vieran ¡pero qué imbécil, hubiera hecho eso desde hace 23 años! ¡zoquete! ¡debió tomar aquella decisión cuando el paso estaba abierto!
Luego las esfinges pueden cambiar de parecen, son parte humanas, y decidir que ya no te dan el paso ni a chingadazos.
Gritar y patalear no remedia el cuento mal trazado. Y un cuento planteado deficientemente no sirve ni para limpiarse cuando se termina el papel. Mejor mandar a la fogata las limitantes propias. Digo total o las traiciona uno o lo traicionan a uno con ellas o quien se opone a ellas termina apuñalandote con un destornillador en el pecho.
Tal vez la intención fuese abrir el pecho para sacar los desechos y la podredumbre. SI lasí lo quieres así fue. Aunque la droga y el alcohol fueran el motor o la falta de líquido de frenos, en fin, quién sabe si la daga era para el César o para el reportero romano que pensaba hacer su crónica milenaria al respecto.
Por lo demás no que más que decir que o apagas el cerebro y te pones a drogarte con cada aspecto estético, sensorial, inmaterial, auditivo, empírico o literario que te encuentres o te resignas a vivir una vejez de resignación, valga esta redundancia.

Pesan más los huecos que se abren en el casco de la nave, que las mercancías a veces innecesarias que se le vayan acumulando.

lunes, 21 de julio de 2014

Completud

No somos nada
Cada uno individualmente no es nada
¡Qué curioso que aún así,
siendo nada
seamos todo el uno para el otro!

jueves, 17 de julio de 2014

Dicen que tras la franja...

Caminos torcidos que llevan hacia las aguas del regreso
Desespera
El silencio de las noches por venir calla ante el grito de sus hijos
Ante el llanto de sus mujeres muertas
Cambio
Cambio y angustia
Resuenan en el pasillo gélido del tiempo
Metralla
Perforando los tímpanos y sangrándose en las lágrimas ajenas
Y en las ansias ajenas
Las sombras que danzaban entre tus dedos
Cantan canciones de muertos futuros
Canciones de hojas al viento que ríen entre ruinas de hombres y años
Caen
Al final de su travesía los viejos artilugios
Y protestan los huesos como carcajadas de dolor
Y el beso que dejó la Muerte en las frentes de los niños
Floreció como granada roja y brillante, derramando sus semillas por la alfombra
De entre la luz el viento viejo se alzó
El cansancio desapareció y las rocas volvieron a sus pieles verdes
El camino azotó a los vientos con el calor de su espalda
Y explotó en el cielo la esencia de los seres

miércoles, 2 de julio de 2014

Tragedia subcutánea

Checar mi pulso
Contar las arcadas de dolor y éxtasis
Exceso del mismo
Exceso de mí mismo
Simplemente a veces la vida me colma el plato de mierda y no atino a donde tirar las beneméritas piedras

El preludio del desquicio es la furia irrefrenable
La furia es irrefrenable cuando: a) no hay culpable o a quien empalar por los platos rotos o b) cuando el candidato a brocheta es uno mismo y lo reconoce.

Yo vi un lazo salir de tu muñeca
Guiaba a las criaturas serviles a tu regazo donde compartían sus estupefacientes secretos, sus dosis de nimiedad colérica.

Y yo estaba ahí, porque no estaba allá donde debería, si no aquí donde quería.
Y el barco se me hundió cuando apenas zarpaba. Náufrago de la ira a escasos metros del suelo pero atrapado en una corriente submarina.

domingo, 8 de junio de 2014

La teoría erocéntrica

Yo guío su sed
La guío como si trazara un río
con mis dedos sobre su espalda
Como si cavara melodías de erosión en la roca del cuerpo que se levanta palpitante sobre mí.
Sus sombras me cubren como el domo de la noche cubre la tierra, allá afuera del universo erocéntrico que es nuestra habitación
Sus pechos son pléyades que orientan mi navío a través de mares mitológicos.
Y caigo en cuenta de la cosmogonía primordial que montamos en el teatro de las sábanas:
El dragón mutilado que conforma el mundo que es nuestra cama
La cabeza vacía de algún dios dándonos la luz tenue que envuelve nuestras propias muerte y resurrección a manos del otro, a muslos del otro...la muerte a besos del otro.
Hidras de cabezas de colmillos ávidos
Descender a los infiernos tan sólo en su busca
Por recobrar del ego de lo divino la preciosa mortalidad en el fuego del orgasmo mutuo
Sepultarnos en nuestros cuerpos para volver al mundo a los tres o cuatro días

Vuelvo a la noche de sus pechos que cuelgan como candelabros infinitos en el cielo de los primeros días
Entre sus piernas detengo el tiempo
Entre sus labios detengo el sonido,
aislo el vacío, reviento las leyes de
hombres y dioses
Y en un deslizar como de serpiente se va desvaneciendo la luz, van cayendo los frutos de la sabiduría, se va consumiendo entre chispas la zarza inmortal
Y al final de las cenizas del cigarro en mis labios y el suspiro suspendido  en los de ella reconozco la re-creación y des-creación de los universos, de las vidas de los hombres que no duran más que un orgasmo unísono en la madrugada

viernes, 16 de mayo de 2014

La danza de la lluvia

Saltos
de comadreja blanca
volteretas enfermas hacia atrás
arqueas la espalda
como cuando el vómito
en muchas formas esto es igual
pero placentero.

Equinoccio de luces desfallecientes
el occidente parece comenzar a hundirse entre brumas
entre olas verdes
entre arena sangrante

De la vera orilla de los nuevos mares
te alzas
como la espuma de la polución
como humareda de incienso
La canela chamuscada me eriza la piel
su aroma filoso me llena de llagas
de cortes
me hace jirones que vuelan cuando bailo junto a la música

Porque mi corazón es una máquina de tambores
es una orquesta percutora
de metales
de vientos vivos
de cuerdas pulsadas por dedos invisibles
por chasquidos de roedor en celo

Y la danza última
la que se hace bajo la lluvia entre nuestra gente
La conoces
La actuamos
la sentimos mientras se precipitan las gotas hasta sisear en las brasas
y mientras seguimos bailando
Los chorros tamborilean a dueto con las manos en los cueros tensos
los talones comienzan a arder
a sangrar
a deleitarse en su dolor nocturno
Y poco a poco las voces callan
y sólo se oye la arena
la tierra
las piedras que machacamos con pies desnudos
porque llevamos eones bailando
como gotitas
erosionando con pequeños besos
la superficie entera de la tierra.