Revivifivificador

Vengo a venderle a este pobre diablo (yo, claro) lo que a mi me ha hecho falta: Fladuficación. Tan simple como eso.
Un par de gotas le asegurarán a usted, infeliz ser que vagabundea bañado en el caldito de la basura, incontables horas de fluidez espontánea e imparable. Como grifo abierto su ser se deslizará entre las capas de esta burda dimensión. ¿No le gusta la idea? Eso pensé. 
Deje que el efecto revivifivificador de ésta sustancia (que sólo Dios o el Diablo saben qué coño contiene) le mate todas las garrapatas que trae colgando de la pobre piel del cráneo, chupándole el encéfalo. ¡Sí, esas! Por favor, claro que nadie es tan torpe sólo de nacimiento, un empujoncito lo llevará a probar nuevos límites ya sea hacia arriba o hacia abajo.
Ahora que si lo que busca usted, podredumbre errante, es algo de acción inframolecular, patafísico y intermultisensorial, venga aquí y présteme su oreja. Deposítela en la charola, por favor. Porque no la necesitará allá a dónde mi mezcla exacta de irorios blancos y negros lo llevará. El pantano ondeante donde crecen los ciegos gigantes, ciclópeos como monolitos iridiscentes. Donde usted no necesita sus piernas para buscar aquello que anhela, ya que no anhelará nada. Ni siquiera anhelará el anhelo mismo.
En fin, si con mis probadas y reprobadas fórmulas, no consigue usted la paz mental, la armonía del ser, un pene de 23 cms., el trabajo de sus sueños y un par de alas flamantes...diríjase directamente con el fabricante del producto: Su puta madre.
Gracias

Comentarios

  1. Que sorpresa encontrarme en tus terrenos otra vez,ya tocaba... veo que anuncias mi blogo, tendré que retribuírtelo; y veo que todo por aquí se ha re-modelado.

    Ah, la foto, sí, yo armé todo y la tomé y la subí y también la bajé jaja.

    Wena entrada... y su puta degeneración en degeneración ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre