Razón e Instinto

El suicidio de la Razón. La prevalencia del Instinto.
El suicidio de la Razón.

¡El suicidio de la Razón!
¿¡Por qué diablos no mueres, maldita!?

Comentarios

  1. Bueno me imagino actuando por instinto, qué rico! pero lo difícil es a veces encontrar algo que mate la razón...por eso nos drogamos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

«Los enamoramientos» de Javier Marías (reseña) (micro ensayo)

Las hojas casi nunca caen en otoño (poema)

«La hora de la estrella» de Clarice Lispector (micro ensayo) (reseña)