Few things in life...

Gránulo de materia divina que cae despreocupada sobre mi piel inadvertida, despertándola a una sensación sobrecogedora de ardor y deseo.
Que nos consuma, pues.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre