Aquel profundo suspiro

Acostúmbrame al error;
que el dolor estomacal no cese.
Que la migraña
me divida
el alma en pedacitos
y el suelo sobre el que descanse esté erizado como tu piel
                                                                     sorprendida.

Marejadas
                voluminosas
                                   e x p a n s i v a s
                                   de CALOR.
minúsculas partículas de agua que brotan,
se juntan en racimos en la espalda
en vano                tratan de              evitar             que el sistema se sobrecaliente.

Arráncame, de un ta---jo y sin más, el cuero pergaminoso
porque algún magnetismo en tu cadera
está arrastrandooooooo hacia ti
el hierro de mi sangre.

Comentarios

  1. el lugar
    el momento
    la luz de las velas
    la luna
    el café........... los pensamientos a flor de piel

    ResponderEliminar
  2. Suena como... catarsis física.

    Me encantaron las palabras, trato de imaginar sus sonidos palpitantes al ser leídas, pero sólo las puedo evocar en la mente porque tienen vida.

    Una vez que le encontré el ritmo, explotó ante mí.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja