Algún silencio ajeno

Ya sabes. De esos días en que te sientes maderita flotando en altamar y acorde aplastado entre los dedos de una bella mujer. Entre sus labios, mejor. Si va a doler, que valga la pena.
Tiendo a tenderme bajo la tienda, y así, tendido y a tientas voy tentando las tentaciones con que el Tentador se ve tentado a tentarme...tan débil es su voluntad. La mía también y sucumbo a su danza.
¡Danza! Por su parte Dios se manifiesta en ella: la prueba de su existencia está en la genética perfectamente obrada de la mujer, que nace queriendo mover su cuerpo al ritmo de unos tambores, de unos aplausos, de unas monedas o de un suspiro.
Pero en verdad sépase: Aquí no desfallece. Se corrompe una infinitesimal parte de uno, algo así como media célula a la vez. Media célula que va quedándose hueca, que se rellena luego de ollín y que se convierte en ascuas al poco.
¡Imagínate, sapo horroroso que vive tras el espejo, las desventuras ampulosas! No es sencillo ser el arquitecto de la obra que hoy implotas, y mucho menos ser hacha del propio cuello. Poco de heroico habrá en ello, y la tragazón de las moscas lo verá perderse en brumas.
Mentira.
Vivir mintiendo es sencillo. Si, por lo tanto vivir vomitando verdades es la vía difícil: ¡Échame un verdadero reto, anciano berrugoso y salino! Porque muero de ganas por ver hasta qué punto comienza, como cacharro desvencijado, mi cuerpo a colapsar y a desmantelarse, pieza a pieza, tornillo a tornillo.

Comentarios

  1. Tenebroso tentador, ente intolerable. Cómo no sucumbir a su contoneo si es forma de mujer.

    Me gustan las imágenes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja