Las luces verdes y el alcohol en tu boca


¡Vámonos a donde el sol no pegue! A aquel rincón oscuro que llamamos habitación.

Yo le llamo habitación a tu receptáculo de sonidos y caricias. A tu conservorio hueco de piel cansina.
Vamos a esa madriguera nuestra.
Entiérrate, rebusca, revuelve la matriz de las emociones.
Deja que las sales del sudor cristalicen en los poros, que nos disgreguen, nos vuelvan polvo
Soplarnos mutuamente, para volar, volar, y ser nube efímera. Partículas con partículas de grises tonalidades, en el espacio que nos creamos para ser.
La invitación me encanta, es de las mías.
Por ahí dicen que a lo que te truje..
Y se me da ser Chencha, o chacha, o chucha.




Parte del trueque efímero entre Jula Malversada y éste humildísimo servidor que se decidió rescatar en favor del diezmado pero selecto público.

Comentarios

  1. Waaaaaa!

    Me sentí mega especial <3

    Con todo y etiqueta, para mí solita *_*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre