Oración matinal

Células desintegrándose
gránulos de tu ser que se evaporan
con el roce de mi carne
Y tu pensamiento, ya sin soporte material
revolotea
como asquerosa paloma.

Corta, rápido, de un tajo
sin que quede mancha que testifique
la
oración
matinal.

Frascos vacíos
no me quedan...la mayoría la llené con órganos y sal;
una con perfume barato,
por si un día se ofreciera un disfraz olfativo también.

Ya sólo quiero que me hables murmurando
tu voz como de reversa, como claxón enfermo...sí, me enferma.

Comentarios

  1. Andamos prolíficos, eh!


    Muy bien, encuentro en tu estilo una constante decadencia seductora, el desmembramiento es lo tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Fregonería, yo leí a un tal Javier Bello y sus Jaulas y pensé, tanto ingenio es insuperable, luego vengo a leerte aquí y dices "presente"... te regalaré una wacara de cortezía o cortecía o como se escriba si se escribe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Dónde puedo pasar a recoger la susodicha wácara? Por cierto, ahora me harás buscar al tal Javier ver si es tan Bello. Gracias, bro! (:

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana