Tierra Santa

Siempre quise visitar Tierra Santa.
Ahora he cambiado ese deseo.
Ahora quiero visitar la Santidad de tus dunas
Tu Templo destruído lo levantaré de nuevo en tres noches
Ahora quiero ser tu Via Non Dolorosa
Quiero ser tus espinas
Plasmar mi rostro caliente en tu espalda
Llenar mis heridas con tus esencias
Que nos azoten, nos maten y nos sepulten
envueltos en la misma mortaja, ocultos tras una piedra inamovible.
Ahora quiero conocer los rincones más sagrados
de tu estirpe
tus rituales de pureza
y sobre todo tus rituales de impureza,
de incastidad
de despudor
de lujuria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja