Soñar fantasmas vivientes

Hoy soñé contigo.
La sensación impregnó todo mi día, como música de fondo de centro comercial. Incluso pese a que tenía mejores cosas que pensar, había un sabor melancólico en el fondo. Luego, todo el día fue melancólico. Se vienen cosas nuevas pero sólo los dioses saben de qué calaña.
Por lo pronto quisiera salir de este agujero. Mi lago ya se calmo pero apenas si en verano es la temporada de huracanes en este lado. Necesito exiliarme de mí mismo.
Hoy otra vez soñe contigo y eso que tenía días de no pensar en tí. De nuevo tengo cosas mejores en que pensar...pero el sabor (o sinsabor) no sale de mi cráneo. Supongo que será hasta la confrontación que este nonato se decida a morir. Que viva, ya lo dudo. Cuando menos deberíamos bautizarlo para ahorrarle el Limbo.
En fin, mejor ven y bautízamesta.
Estoy empezando a mandar al carajo los signos de puntuación. No sé cuál sea la relación entre tus cicatrices (aquí es de origen no pertenencia) y este extraño síntoma. Cada día nos acerca más,,,,y nos acerca más a la fecha inevitable en que los astros sean correctos en el cielo y, aquí en la tierra, se recree el Big Bang, entre nosotros. Materia o antimateria...El resultado de nuestro experimento largo tiempo añejado por fin parece acercarse y la duda ya no sé si me carcome los huesos o se me ha olvidado cuál era. Ya no sé qué quiero ni de quién.
Bueno sí sé algunas cosas. Sé que extraño a mi gente. Sé que extraño mi tierra, mi casa, mi familiael aire de mi poluta ciudad, el aire quemado que nos garantiza suciedad en cuerpo y alma. Quisiera seguir indagando en las profundidades de tu ser, en los recovecos que desde el exterior apenas si adivino y que son explorados por quién sabe qué mequetefre (ni puta idea si se escribe así). Lo que sí sé es que hoy soñe contigo, quisiera no haberlo hecho, quisiera haber despertado antes, quisiera haber evitado el sabor que todo el día persiguió a mi nuca y las garras que se cirnieron sobre de mi espalda.
Quisiera haber llegado hasta donde me lo propuse.
Sé que lo haré.
Pero quisiera ya haberlo hecho.
Ya verás.

Comentarios

  1. Qué desahogo tan chido, tú bien sabes cómo hacer que fluya y sí, ya verás como todo se compone, o termina por descomponerse y eso también es un buen comienzo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja