V

¿Quién te ofrecerá los arreglos precisos de palabras que adornen tu cabello, tus ojos y tu piel?
NADIE
Y ojalá puedas andar por el camino sin mirar atrás ansiando, ya no una plegaria a favor, si no un verso que cuando menos te mencione con melancolía y añoro. Lo que se escribió, escrito quedará. Pero de ahí a que nazcan nuevas líneas en tu honor...ahí sí ponte a rezar porque pase.
Y lo que sí dudo mucho...que encuentres en otro la disposición que me predestiné. Esa entrega hasta de los órganos y los dolores y la mente y las letras. Ojalá no extrañes mucho mis desatinos lingüísticos, pero eso sí no puedo evitar pensar qué feo debe ser que te escriban tanto y tanto intenso y de repente toparte con una pared de cursilerías baratas escritas con faltas de ortografía.
Dios te perdone y se apiade de tí.

:)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja