Sin más

Además de rumiar las horas sentado frente a las luces, dedico estos días a encararme a mi mismo.
Además de encararme a mi mismo, dedico estas líneas a desinflar un poquito los ánimos caldeados en mis sienes.
Y ya. Creo que mi interior está revuelto y no sé qué quiero, no sé que quiero decir, no sé qué quiero gritar ni sé qué quiero para mi para después.
Gracias

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre