De noche por la mañana

Amanece
Las luces del horizonte se desmayan 
en vez de despertar,
al igual que tú.

La madrugada nos ofrece
un refugio temporal bajo su lengua
sus colmillos como cerca blanca
su paladar suave como resbalosa cama

No había visto yo
cómo los bordes de las cosas ceden
cómo los planos se pliegan
y las distancias se acortan

Creí escuchar que se te cerraba la boca
Creí escucharte decir una plegaria
Creí entenderte que pedías una pausa
Creí que creías que siempre te había creido

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre