A lo mejor otra parte de otra mujer blanca

La graficidad de 
sus contornos (así debía haber sido)
La suave curva
como el desliz de una
serpiente,
o una sábana,
o una lengua sobre la piel...
...bífida.
El ansia maldita que
te traga
El saberse esperando y
odiarse por ello
pero luego resignarse.
Es hacer crujir los dientes
Es necesario quemarso por dentro
pero no dejar salir el humo
como máquina de vapor
Atragantarse
Oxidarse
Con el exceso de deseo
que uno mismo produce
a sabiendas (de su alta toxicidad).
Las nalgas como calderas
donde se funde el carbón y el acero
Revísteme de ti...deja que entre
Sácame el brillo, el filo, la pólvora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana