Pechos de mujer blanca

La graficidad de sus trazos
Las curvas de sus bordes: la matemática natural
La tensión de sus tejidos
La resistencia a la acción de fuerzas extrañas
La tendencia a regresar a la dulce redondez
La mirada ciega, los ojos ocultos, su presencia ausente que llena el barranco de misterio

"Los cuerpos esféricos tienden a la perfección".

La tripofilia que se inventa ante la piel erizada, la piel de tacto que se saborea con sólo verla.
El calor de la piel que se huele con solo oirla respirar.
La sinestesia de todo este asunto, el enaltecer los cambios de uso, de cambiar las partes, de desconstrucción-apropiación-explotación-adoración.
Los pechos imperfectos pero magníficos de una mujer blanca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja