En cada desembarco 
se queda un poco de uno
por ahí diseminado 
como ancla de la mente
en cada podrido muelle

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre