Pizza de cochinita

Desmotivaciones que no atino
a desvanecer.
 Parece que apenas estoy reconociendo
 las texturas del mundo que me aprisiona
como si mi piel apenas supiera de sus capacidades 
sensoriales.

Y parece poca cosa
que con el rodar de mis rodillas,
(pausa para enfatizar o matar la cacofonía...)
rutilantes las rótulas rotas
me vea aún tratando de cruzar el umbral
de mi pirámide, mi claustro, mi prisión
el relicario en que fui sellado.

Carambola 1:
puño, corazón, rostro.
Otra: rostro, hígado y gónadas.
Ningún "tilt" anuncia el premio escupido
por la máquina torpe y babosa,
tambaleante,
hambrienta de más monedas
incrustadas por el orificio dispuesto por el Señor en su gran sabiduría
 para ello.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana