Mascaradas autómatas

Cada vez son más los grupos que se reúnen
en sus tertulias ficticias
a beber té barato
o café insípido
y a lamerse mutuamente las axilas.

Cada vez son más los que presumen y los que pregonan
y aún más, exponencialmente, los y las víboras que caen ante sus cantos.
Se multiplican los títeres danzarines
y el Gran Titiritero, inteligente pero limitado,
dispone las cuerdas de las vidas de los imbéciles de modo que se enreden,
se atasquen, se estrangulen, se amen, se mutilen y se muevan otra vez.
No necesariamente en el orden mencionado.

El mundo es un grupo de gentes reunidas en grupos,
limitadas por sus propias normas que exigen limitarse, definirse,
para evitar la contaminación de otros grupos,
sin saber que cada miembro pertenece a otros grupos, a su vez formados por subgrupos, ad infinitum.

Dichos seres no se dan cuenta de que la riqueza no está en acorazase para chocar contra los otros.
Si no en dar a la arcilla propia
una forma que pueda embonar con la de los demás.
Como los cuerpos humanos en el acto fundirse:
uno sobre el otro
el otro dentro del uno.
Están diseñados por separado pero pensados para calzar, como engranajes de una relojería superior,
ciega e idiota,
funcional casi por un milagro agnóstico, o una mecánica religiosa.

Si sé, conscientemente, que es así como «debería» ser el mundo, y mi cuerpo, y los diálogos,
¿por qué, entonces, el hecho de saberlo me provoca la necedad y la inercia de apartarme de ello?
No, no por el gusto de la contracorriente.
Tampoco por la desazón de la búsqueda de la piedad ajena.

Debe ser que, a veces, por perfecto que parezca el mecanismo,
un relojero nuevo que lo examine,
puede,
en su criterio de artista monumental de lo microscópico,
mejorar hasta el más perfecto de los sistemas autómatas
y desmantelar, de ser necesario,
los hilos de sus reuniones
y sus mascaradas de antifaces de cartón pintado.

Comentarios

  1. Me suena a que has analizado a nuestro grupo y si es así, tienes que mostrarme ese diagrama.

    ResponderEliminar
  2. No. En realidad analicé varios grupitos de facebook y cosas de redes sociales. Pero aplica para toda agrupación humana en momentos dados, ¿no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja