Una gota entre las rocas

Sos como una gota de agua que nace al abrirse paso entre las rocas. Desemboca de entre la arena y los filos para emerger en forma de manantial, de laguna, de río caudaloso.
Sos como el oasis en el desierto que resguarda entre sus dátiles la vida que le ha sabido esconder a las arenas ladronas y escurridizas.
Sos la verdadera torre de marfil, sos algo mejor que una inmaculada virgen sin la gracia de la desgracia humana. Sos mucho más que una constelación mareada en el ciclo del cielo.
Sos artesanal. Sos hecha a mano, un accidente controlado o la metodología aleatoria de la belleza que brota de la pudrición y la necrosis.
Sos un diluvio.
Sos un pozo frío, reconfortante. Sos la noche en alas suaves corriendo sobre el perfume del sudor a la hora del estruendo.
Sos mis sábanas y mi cama y mi cuarto y mi almohada y mi aire y mi ventana al mundo y mi luna en el cielo y mi silencio atronador.
Sos mía y yo tuyo.
Sos lo que sos por oposición a aquello que te quisieron imponer. Sos el reflejo luminoso de una sombra a medias.
Sos la que sonríe dentro del agua con labios de fuego
Sos la chispa y yo el viento que aviva las flamas del fuego.

Somos el brote que nace luego del incendio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana