Completud

No somos nada
Cada uno individualmente no es nada
¡Qué curioso que aún así,
siendo nada
seamos todo el uno para el otro!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana