Tragedia subcutánea

Checar mi pulso
Contar las arcadas de dolor y éxtasis
Exceso del mismo
Exceso de mí mismo
Simplemente a veces la vida me colma el plato de mierda y no atino a donde tirar las beneméritas piedras

El preludio del desquicio es la furia irrefrenable
La furia es irrefrenable cuando: a) no hay culpable o a quien empalar por los platos rotos o b) cuando el candidato a brocheta es uno mismo y lo reconoce.

Yo vi un lazo salir de tu muñeca
Guiaba a las criaturas serviles a tu regazo donde compartían sus estupefacientes secretos, sus dosis de nimiedad colérica.

Y yo estaba ahí, porque no estaba allá donde debería, si no aquí donde quería.
Y el barco se me hundió cuando apenas zarpaba. Náufrago de la ira a escasos metros del suelo pero atrapado en una corriente submarina.

Comentarios

  1. Este es bueno, es raro porque lo leo con mucha calma y parece que invita al desasosiego, pero eso le aporta un montón de valor, porque es como registrar los escombros de una guerra en curso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre