Dicen que tras la franja...

Caminos torcidos que llevan hacia las aguas del regreso
Desespera
El silencio de las noches por venir calla ante el grito de sus hijos
Ante el llanto de sus mujeres muertas
Cambio
Cambio y angustia
Resuenan en el pasillo gélido del tiempo
Metralla
Perforando los tímpanos y sangrándose en las lágrimas ajenas
Y en las ansias ajenas
Las sombras que danzaban entre tus dedos
Cantan canciones de muertos futuros
Canciones de hojas al viento que ríen entre ruinas de hombres y años
Caen
Al final de su travesía los viejos artilugios
Y protestan los huesos como carcajadas de dolor
Y el beso que dejó la Muerte en las frentes de los niños
Floreció como granada roja y brillante, derramando sus semillas por la alfombra
De entre la luz el viento viejo se alzó
El cansancio desapareció y las rocas volvieron a sus pieles verdes
El camino azotó a los vientos con el calor de su espalda
Y explotó en el cielo la esencia de los seres

Comentarios

  1. Me gustan las 2 últimas estrofas, si bien no comprendo mucho de los motivos detrás del poema, bueno, se entienden esas como impresiones violentas y al final parece que de pronto las palabras se sueltan solas y tú muy bien.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana