Misunderstatements

...can't remember what they said

  • La intolerancia del hipotálamo a la estupidez ajena. Evolución a fin de cuentas. El pendejismo prójimo hace daño, a veces se contagia y los genes no han desarrollado mecanismo de defensa ante la infección una vez declarada. Yo soy alérgico y a la menor partícula idiota en el aire los estornudos me hacen salir de ahí.

  • La entereza del sentimiento más puro es a veces aplastante. De veras. Cuando el sentir es una roca traslúcida, inmutable, inquebrantable, irreductible ¿cómo diablos la partes para llevarla en el bolsillo contigo? Se convierte en carga que si bien reconforta al soltarse también hace doloroso cada paso que se toma...doloroso y satisfactorio, curiosamente. Las piedras grandes se acomodan primero. Las arenas agarran su rumbo solas, hasta las grietas más finas.

  • Las ambigüedades a veces son interesantes, pero indudablemente siempre matan un poco de uno. Es muy sencillo..dos fuerzas a ambos lados tiran hacia su propio rumbo, al final te acaban arrancando los brazos; así queda un poco de ti en ambas posibilidades. Y más tratándose de las recriminaciones autoservidas. Porque si bien a veces uno es su propio analista y verdugo, el "medio me corto la cabeza" nunca ha dejado satisfecho a nadie.


  • Son esos pinches detallitos, los jodidos puntitos en la imagen, los chasquiditos o zumbidos en la música, tras las orejas, la única imperfección en el asiento, las que más ahuyentan la presencia de la paz. Y las piedritas entre personas más que ninguna otra. La falta del algo en el saludo, en el habla, en la palabra escrita; o la presencia de pastosidades en la comunicación, en el actuar del otro a veces por un impulso naive o idiota y accidental. A veces es el accidente inconsciente el que más molesta precisamente por su ridícula concepción inexistente en la mente. Un descuido nada más. Patrañas. Ningún signo más claro de la mente del otro que lo que hace "sin querer" o "sin darse cuenta". No hay voz más sincera que la del error puro y resbaladizo.

Comentarios

  1. Qué chido jajaja la natural intolerancia por la natural pendejez jajajaja :P

    ResponderEliminar
  2. Prueba de que, el que algo sea natural no lo hace bueno o beneficioso...La pendejez natural MATA! Jajajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana