En el salvajismo de tu mirada

Lámina fría y maleable, tu piel se me aparece lumínica entre los pliegues
de una falda absurdamente voluminosa y pesada.
Igual me abro camino, guadaña en mano, por las ruinas y los muros desplomados
que conformaban en otra era tu inexpugnable fortaleza.
Los ejércitos esperan afuera, la señal para ir a sus muertes. A encontrarse con que la gravedad es la última fuerza a la que los cuerpos se rinden.
Y guiados por esa inercia primordial encontrémonos colisionando labio contra labio...carne contra carne...
Las falanges aguerridas se hacen al frente para ensartar a los caballos rugientes y llueven desde atrás las hachas como una brisa matinal: helada y cortante.
Y con tus caderas y mis ideas moviéndose al ritmo de los cuernos de guerra
me aferro de lo poco que queda de cordura en la habitación.
Tantos giros de la moneda en el aire y ésta que no puede terminar de caer...
tantos inútiles giros de una moneda sin caras ni lados ni señas de civilización presentes en sí...
¿y dejar el destino de la plaga al retumbar aleatorio de la moneda en el suelo?
Si es así, igualmente decido jugarme la vida a suertes contra el Sino,
retarlo como cada mañana y asegurarle que, aunque con trabajos,
volveré por la noche sano y salvo...
de regreso del salvajismo que habita tu mirada...

Comentarios

  1. creo que tengo dos cuentas! XD
    Se nota tu bienintencionada actitud de unir o crear una especie no se que hibrida de epica erotica o no?

    ResponderEliminar
  2. Demonios! siempre olvido decir si me gusto o no! es que la escuela me transforma en una maquinilla de critica valorativa arbitraria...
    Te quedo buena la poesia

    ResponderEliminar
  3. Estmulante... siempre es bueno tener alguna clase de inclinación a lo totalmente carnal, qué puedo decir si todos sabemos que a fin de cuentas tenemos nuestra parte animal.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana