Funeral de 300 dólares

Álcali
de la grieta en tu cara
brota.
Con cada gota
cada minúscula partícula
se quema el aire circundante
el ácido de mi aliento no la neutraliza.

Catarsis
semilla instantánea en el flujo imbécil del universo
tráquea rota y llena de humo de mil colillas digeridas
Aventuras espasmódicas
chorreantes
anquilosados miembros
como llenos de estropajo
de lianas secas
se carrizos huecos que silban con los alientos enmohecidos

La luna sobrevuela como vampiro
a la noche verde y gris de los pantanos
la vieja canción del viejo en la vieja casa
mientras el banjo podrido es devorado por cocodrilos ciegos
Su canto como de ganso moribundo reconforta el peso de las estrellas
hoy

Quien lleva la luz la trae bajo los brazos
cubierta del frío
la calienta con el azufre de sus venas
con las burbujas pestilentes de ruido y caos
Los pecados calientan agradablemente el frío del alma

Y fuera los pájaros arremolinados
arrastrados por el viento de la pretormenta
ceden como trapos descoordinados
y la lista de reproducción aleatoria insiste en lo sureño del asunto.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana