Última - Bitácora de viajero a través del espacio y por ende del tiempo

Hasta el momento éste, 2013, fue el mejor año de todos.
Con este texto despido, casi con lágrimas en mis ojos (lágrimas de gratitud y alegría) al benemérito 2013. A éste bondadoso sujeto no me queda más que decirle el más sentido y sincero GRACIAS.
Sé que tiene tiempo que no discurro por estos antros del ciberespacio, pero la verdad mi mente y mi cuerpo han estado de lo más atareados, en más de una forma. Pero vale la pena hacer hoy, a unas horas de terminar el mejor año (hasta ahora) que he tenido, un recuento muy a la manera de este pérfido juglar que gusta de compartir con vosotros sus inépicas canciones.
En este 2013 principalmente CONOCÍ.
Conocí muchísimas personas, de todos colores, sabores, pensamientos, procedencias, todos los números del eneagrama, parlantes de numerosos lenguajes incluyendo el español, el albur y el misticismo.
Este año conocieron mi gusto y mi olfato sustancias saboríficas de naturaleza verdaderamente divina, sacra, generadora de transverberaciones.
Conocí lugares surreales, lugares sacados de novelas de fantasía, lugares de esos que te recuerdan que la realidad siempre supera a la ficción y hasta a los más avanzados efectos especiales. Lugares llenos de nada, carentes de vacío y llenos de voces que gritaban más conocimientos....conocí las muchas caras del mundo que nos aguanta y sobre todo las atmósferas reductoras...sí, esas que te hacen sentir estúpidamente pequeño.
Conocí y sigo descubriendo los confines del ser de una persona especial entre todas, esa mujer que hace que pierda el piso, la noción del tiempo, que hace que olvide mis propios límites y discapacidades. Conocí nuevos labios, nueva piel y nuevos sabores. Nuevos movimientos, sensaciones y sentimientos que me eran desconocidos o me estaban vedados y que ahora son mi deseo de cada día.
Pero sobre todo, y lo más importante, aquello de donde deriva lo arriba enlistado: me conocí a mí mismo un poco más. Excavé un poco mas profundo en las aguas cenagosas de mi ser y dragué parte de la porquería. Saqué un poco de brillo a mis luces, saturé un poco mis sombras.
Viví en el exilio.
Viví en el aislamiento encerrado en una celda conmigo mismo.
Viví lo que miles no viven en sus vidas.
Viví la soledad y la revelación de la alegría. Y creo que es de los mayores aprendizajes de este año fenecido: ...Happiness, only real when shared...Diste en el clavo, Supertramp. ¡Salud!
Limpiaron sus suelas conmigo. Luego yo limpié las mías con otros. Luego nadie debió nada pero los "debí haber..." matan como el hambre misma. El hubiera existe y duele como el carajo, definitivamente los nonatos son los hijos que más pesan en la espalda.
Deseché partes de mi, creé nuevas y en casos hasta tuve ayuda en el modelaje de repuestos para mis futuros tropiezos.
Luego se me dio el control y tuve que entenderlo antes de ejercerlo. Y al ejercerlo, entendí mas y descubrí que sabía menos de lo que creía. Me metí en tumbas y salí vestido de flores y huesos.
Fui a los mejores conciertos de mi vida. La música me guió como a un ciego lo guía la respiración y el aroma de a quién anhela.
Me gradué.
Me salí de casa solo para verla con gusto cada que volví.
Nos encontramos en secreto. Varias veces.
Rasgamos los velos de todos los templos.
Cruce la sierra borracho, sin saber de mí. Y también me encontré solo en la carretera y en la noche.
Alcanzamos las cumbres del éxtasis sólo para descubrir que sobre ellas hay nubes y sobre las nubes hay cumbres aún mas altas, imposibles y por lo tanto más deseables.
No se qué más decir o enumerar.
El 2013 es un año que ya estoy extrañando, pero lo dejaré con honor en un hueco sagrado de mi mente. El 2014 tiene unos zapatos enormes que llenar. Pero se que lo hará.
Gracias al ya occiso. Gracias a los que cambiaron de piel, conmigo o sin mi. Gracias a quien me ama y a quien me odie.
Y gracias a las fuerzas, a mi naturaleza, a todos......¡GRACIAS!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre