Profecía de la resurrección

Yo te revivo.
Te infundiré mi aliento Escribiré sobre tu piel tu nombre y luego el mio. Porque parte de mi estará en ti.
Y cobrarás más vida que nunca, y jamás amanecerá de nuevo para nosotros.
Nuestras noches serán eternas entregados al fuego y al viento. Inundaremos nuestros cuerpos con el sabor del cuerpo del otro. Nos respiraremos. Nos beberemos. Nos añejaremos y cambiaremos de forma. Y aún despues de tantos episodios maniaticos, el sol no se levantará.
Los muertos volverán a morir de la envidia que nos tendrán. Los imperios surgirán y volverán al polvo en llamas mientras tú y yo seguimos ahogados, suspendidos en un beso, un abrazo, un orgasmo infinito que se multiplique a través de cada célula hasta que la mente no pueda con ello y agonice de cariño, de cansancio y de placer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

«Los enamoramientos» de Javier Marías (reseña) (micro ensayo)

Las hojas casi nunca caen en otoño (poema)

«La hora de la estrella» de Clarice Lispector (micro ensayo) (reseña)