Para que la abras, vos

La palabra genera cambio. Una sola palabra,.la adecuada, puede acabar el hambre, una vida, el universo; puede cambiar la acción de la gravedad, el flujo de un río, activar o apagar la secuencia de sístole y diástole...
Si las palabras así lo ordenan, se abrirá el cielo, se apagarán las estrellas y caerán al mundo los horrores del principio y el fin.
Imagínese lo que la palabra, hablada o escrita puede hacer con un humano efímero y frágil.
La esencia inaccesible y a la vez común de la palabra le confiere propiedades fuera del entendimiento de sus propios usuarios, que no creadores.
Las combinaciones de palabras, esa infinitud aplasta y abruma a quien pretende abarcarla. Pierde su mente y se deleita jugando a la prueba y al error.
Pero de entre todas las palabras existentes, extintas y por existir, hay un par de ellas que pueden poner a una persona contra sí mismo, hacerlo perder la razón y alcanzar la máxima lucidez e iluminación. Un verdadero tormento y gozo para hablante y escucha...Ya todos sabemos que palabras son. Decirlas aqui seria poner en riesgo la estabilidad de este caotico pedazo de ser cibernetico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja