El conflicto de las tintas

Ya sabía, pero no lo había hecho tan conciente: Mi blog se alimenta de mis frustraciones casi por completo.
Y no me parece que esto sea malo. Al contrario. Blog huevudo, me quita las penas de encima y se las cuelga en la cara. Verdadero vomitorio posromano.

Hoy aprendí algo que ya sabía. Lo sabía pero no lo había vuelto parte de mi respirar diario. Creo que ahora está más que impregnado en las fibras de mi ser:

Las medias tintas nunca ayudaron a nadie. Las medias tintas matan.
El mundo es de quien se anima a cagarla, sabiendo que puede cagarla, que bien la probabilidad de cagarla es altísima, y aún así, intentan, y si la cagan, ganan...y si no la cagan, ganan también.
Las medias tintas matan y te roban toda posible victoria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana