Toxicología

Pain is an illusion - Tool


El nueve es previo a la completud. Por lo tanto es más incompleto que cualquier otra cosa.
Hoy en día las cosas están cambiando. Ya dieron un vuelco de efecto especial con chispas, fuego y explosión incluida. Pero el nudo apenas si está por engrosar las filas de personajes y conflictos.
El conflicto. Mi depredador: asesino invisible que me sujeta la espalda con las garras. Me impide conseguir ayuda. Me impide morirme a gusto. Me impide vivir conmigo mismo.
Mi conflicto es con el Conflicto. Y debo confrontar el conflicto para ser libre del conflicto que me genera estar conflictuado con el Conflicto mismo y todas sus variantes. Ahora intento abrazarlo, antes de escupirle. Claro que esto último aún me causa pavor indecible.
Las sonrisas femeniles no dejan de inspirarme. Mi ciudad es un campo bendito y me descubro rodeado de primores que ya no parecen tan espinosos como antaño. O yo me he cambiado las manos por tijeras, o las flores salvajes han comenzado a bajar las defensas y abrir a mi sus pétalos. Las luces ultravioletas que detecto con mis ojos de insecto. Los caminos en el cielo que se abren como auroras biliares.
Han de perdonarme las futuras generaciones. Y si no qué me importa a mí. He pasado mis propios calvarios y ahora llego al reino donde se me mira al pasar; vuelve mi corona como dijeron los cerillos. La corona ha crecido en poder en mi ausencia, o soy yo a quien ya no le queda grande.

Lo peor que puede hacer uno es subestimarse a sí mismo. LO PEOR.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana