La lluvia

La mera verdad, en Guadalajara llueve como Dios manda. En ningún otro lado han recibido mis facciones gotas tan frescas y cariñosas a la vez, tan certeras, deliciosas y pacificadoras.
Es todo lo que tengo que decir: La Lluvia que cae sobre Guadalajara no tiene igual. Esta es verdadera lluvia purificadora, extática y provocadora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana