La lluvia

La mera verdad, en Guadalajara llueve como Dios manda. En ningún otro lado han recibido mis facciones gotas tan frescas y cariñosas a la vez, tan certeras, deliciosas y pacificadoras.
Es todo lo que tengo que decir: La Lluvia que cae sobre Guadalajara no tiene igual. Esta es verdadera lluvia purificadora, extática y provocadora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

«Los enamoramientos» de Javier Marías (reseña) (micro ensayo)

Las hojas casi nunca caen en otoño (poema)

«La hora de la estrella» de Clarice Lispector (micro ensayo) (reseña)