Peste

Música de satélites que caen deslizándose como hojas
reverbera en los muros arbóreos de este camino sinuoso.
No hay más huellas que seguir en la tierra húmeda
y el aroma de la hierba bañada de plata parece guiarme ahora.

¿Por qué habrías de volver a este pueblo gris y desdichado?
Eres el pretexto que buscaba para largarme de aquí.

Te veo danzar en la noche por entre las calles de tierra
ligera como brisa matinal. Justo como te vi hacerlo antes.
Te sigo hasta las casas de los que duermen y miro cómo los besas en la frente con ternura.
Justo como lo hiciste antes.
Y de la misma manera sembraste el campo con los despojos de los cuerpos descompuestos y manchados de negro. Los ojos desorbitados. Las narices que gotean sangre obscura.

Eres la ponzoña que carcome los corazones de los hombres...
Eres la sangre podrida de los malditos...
Eres la pus que brota de los poros y forma charcos donde los ahogas...
Eres un demonio invisible que propaga muerte con su aliento y desesperanza con su mirar...
Eres el último de los Jinetes salidos del abismo...eres escencia del mal y la muerte...

Eres la Peste...

Comentarios

  1. Sí, imaginaba algo como esto... lo hiciste de nuevo :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre