#Brexit o Cómo terminan los niños entre las patas de los caballos

Yo no soy analista. Yo no soy muy dado a la lectura de artículos sobre las convulsiones políticas que a diario aquejan al mundo. Hoy me he dado cuenta que he hecho mal en ignorar las refriegas internacionales, y aún más, las nacionales. Hoy alcancé a entender, si bien a un nivel de dibujo de art brut, las interconexiones en la política global y cómo, un simple jalón a una de las hebras de esta telaraña gigante, sacudirá a todo el sistema al propagarse la vibración.

El ya famosísimo Brexit, la salida del Reino Unido (RU) de la Unión Europea (UE) acaba de detonar una serie de eventos que a la postre parecen desafortunados. Eventos estos de los que no nos salvaremos acá en mi patria, México, sólo por ser pequeños, lejanos, incipientes, indolentes. A continuación, mi interpretación de lo poco que sé al respecto, pero sobre todo, los diferentes escenarios que intuyo para el futuro no lejano. Recalco aquí que todo, fuera de los hechos de los que parto (que son eso, hechos), son especulaciones mías no excentas del todo de alguna pincelada decorativa colocada inintencionadamente por mi imaginación destrampada.


______________________________________


El saber duele, decimos los que pensamos demasiado la vida. Pero en casos como éste, el no saber duele y además desorienta al que ignora de dónde le están lloviendo los chingadazos.

Con el Brexit vienen un montón de cosas, muchas plenamente desconocidas incluso para los que saben. Ni hablar de los mortales que vemos desde abajo como las nubes chocan en el cielo negro. Charlando con colegas con diferentes visiones y entendimientos comenzamos a dibujar un panorama de en qué orden irían cayendo las fichas mal acomodadas de este dominó. Acá el orden de pensamientos que vienen derivados de estar hablando sobre el asunto y nuestras visiones cuasi apocalípticas:

Primer punto: Los británicos se separan de la UE, pero ¿con qué argumentos llegaron o se les hizo llegar a semejante conclusión? Al parecer, según diviso desde acá (traigo legañas en los ojos así que la visión será corta y estrecho espectro) se vistieron móviles políticamente incorrectos con promesas de renovación y gloria...Esto no es nada nuevo, ¿verdad?

Los intereses comerciales de unos pocos se untaron de miel para esconder otros intereses. O mejor dicho desintereses. Estos pocos mayoritariamente conservadores sintieron la «presión» de la migración y sus supuestos efectos. Si para algo parecen servirles los migrantes es como chivos expiatorios. Claro, vas llegando a un país, por el motivo que fuese, y ya eres un ladrón, robaespacio, quitaempleos, destructor de las viejas glorias. Sarcasmo, sarcasmo. Podemos agradecer al #$%&$% de Trump esta jodida moda de destapar odios racistas añejos y cantarlos a los siete vientos recubiertos de promesas de resurrección (que sabemos todos, no es real).

¿Cuántos británicos sabían de los motivos «extras» que motivaron a las altas esferas del poder? Parece ser que MUCHÍSIMOS. Ya empezaron los arrepentimientos y las declaraciones de ignorancia. Búsquenlo en Google. No me crean NADA a mí.

Segundo punto: Al cortar su pedacito de telaraña del resto de la red, los británicos no sólo dejan que el otro lado se reparta el peso en una menor superficie. O en otras palabras, quienes cargan a los heridos en la UE ahroa reparten a los mismos entre menos hombros.

Esto, por otro lado no los vuelve «independientes» como muchos creen o creyeron cuando votaban. Los aisla. Es como meterse en un cuarto, cerrar con llave y tirar esta última por la ventana. Según he visto testimonios, hay mucha gente que votó no entendiendo lo que hacían y menos imaginando las consecuencias: caída instantanea de la libra, con ella caída de otro montón de monedas entre ellas el dólar, pero más en corto EL PESO MEXICANO.

Tercer punto: El gobierno mexicano YA ANUNCIÓ otro macrorrecorte de 31 mil millones de pesos (son poco más, pero ¡bah!) derivado de la descompensación global de la autoextirpación del RU.
Según comentarios de mis allegados, esto afecta contundentemente la economía estadunidense, la cual ya se había mostrado contraria al Brexit. ¡Oh, sorpresa! La economía de EUA podría llegar a verse afectada en tal modo que habrán de recurrir a la única herramienta que saben usar en dichos casos: LA GUERRA

Cuarto punto: Más guerra, probablemente en Medio Oriene (dónde, si no) no acarreará más que dos cosas (además de la Muerte y el Horror que le son inherentes): inflación del dólar y productos gringos que a su vez se traduce en más devaluación del peso; y en el roce ígneo entre los pedernales estadunidense y ruso (en el cual podríamos incluir a China, ya de paso).

Quinto punto: Rusia y China se han visto bastante más al margen de las salpicaduras colaterales que la extirpación del RU generó que otros países. No significa que salgan limpios pero el embarrón es menor, según entiendo en estos momentos. Un enfrentamiento entre unos EUA alborotados y tensos y unos rusos y chinos confiados y más estables no augura nada bueno...para nadie en ningún lugar. *Cabe recordar aquí que esto viene de soliloquios y coloquios con bastante carga imaginativa y pesimista, si es que no había quedado eso claro*.

Sexto punto: Los enfrentamientos entre EUA y sus contrapartidarias superpotencias puede generar que, en un momento de «extrema urgencia», llamémosle así, los EUA empiecen a cargarle demás la mano a México. Si el conflicto llegara a proporciones cataclísmicas vayan despidiéndose de lo que los gringos no pudieron llevarse de México allá en el siglo XIX. No va a haber pactos ni petición de mano. Una especie de éxodo gringo al sur: los cazainmigrantes convertidos en migrantes.

Séptimo punto: Los sectores más vulnerados, en cualquier país, además de los pobres que terminan siendo más pobres, son los educativos y culturales. Y si en este país eso viene siendo constante pese a la inexistencia de una «guerra» o crisis de manera oficial, ¡imagínense ustedes la repartición ridícula y cínica de los recortes presupuestales ya vaticinados! Sin un sustento para la divulgación de la cultura, sin apoyo al sector educativo (que tristemente también ya está en plena convulsión violenta en Oaxaca y por la cual lloramos todos ya que desfigura el bello rostro de uno de los estados más bellos [y tristemente también más jodidos] del país).

Octavo punto: La gota que esperamos JAMÁS LLEGUE SI QUIERA A TOCAR EL VASO YA LLENO DE POR SÍ sería que, eventualmente y al calor de las flamas de la imbecilidad universal que en diversos ámbitos (en los cuales no abundé en esta ocasión), llegara al poder el inepto y retrógrada de D Trump (me da asco escribir su nombre completo). Este punto lo dejaré hasta aquí porque sinceramente me dan escalofríos marca diablo siquiera pretender imaginar un mundo así. ¡Uuuffff!

En conclusión, en mi cabeza el panorama podría ser: sale RU de la UE; caen la libra, el dólar, el peso y montón de monedas y mercados y rutas comerciales; EUA combate la crisis combatiendo inocentes en Medio Oriente; Rusia y/o China combtena EUA con el mínimo pretexto imaginable; guerra; consecuencias directas e indirectas para México que ya tuvo un recorte presupuestal apenas una bostezada después del Brexit; conflicto entre México y EUA (con conflicto me refiero a incomformidad por el desplazamiento, no a una lucha en forma); consecuencias graves para México puesto a decidir entre China y EUA; Alemania carga con la UE y los migrantes; posible colapso alemán (ya sea económico o mental); sucesiva caída de países...y de ahí en adelante ya no se ve nada.

PD: Recordando esto es mera especulación alimentada por HECHOS e inflada por mis IMAGINACIONES DESBOCADAS. Fue un ejercicio de reseña y predicción (espero que en lo segundo resulte estar escandalosamente errado).

Moraleja: Agarre a sus amigos, váyase lejos y consoliden una comuna hippie dedicada al consumo autosustentable y autoproducción y espera a que mueran todos los demás.

Paz

Comentarios

  1. A mí lo del Brexit me dio entre gusto y coraje. Si bien siempre he entendido que las decisiones de la mayoría son intestinales más que racionales, también creo que es el único medio de que el sistema involucra a todos y que una verdadera democracia funcione, a pesar de lo desgastado que esté el término.
    Pienso que la sociedad, como organismo conformado de muchas celulas, le es precizo crecer, y celebro que la sociedad britanica haya comenzado a mover este músculo, pero qué lástima que haya sido para tan correosa tarea. Para mí las reacciones a esta decisión pueden delatar las intenciones políticas. Y estas son dos: si el pueblo britanico ve los malos resultados de sus elecciones puede perder la fe en la ya de por si desgastada democracia (y es esta en la que mi paranoica mente apuesta) entonces el gobierno puede con la aprobación del pueblo poner al poder abiertamente una oligarquía y un sistema cerrado. Por otra parte, esta decepción puede ser tomada como reto para mejorar el sistema participativo; campañas informativas, involucrar a la sociedad en asuntos menos relevantes, debates y conferencias. La verdad es que como ya lo dije, se estropearon el músculo tratando de mover la estantería, cuando podrían comenzar moviendo la vajilla.
    Sobre asuntos apocalipticos, todo suceso significativo a nivel global que involucre politica y economía es un buen alicante para desatar una guerra.
    Oye, me imaginé las charlas, yo hubiera sido el iluso defendiendo el suceso.
    Por ahí leí un artículo sobre cómo a México le conviene un Trump al poder, claro que a largo plazo, porque tendríamos que empezar por salir de las cenizas. Entre las razones te dejo una; emancipación.
    Es muy probable que gane el loco ese, y de éste lado AMLO. El mundo nuevamente se está encogiendo en naciones que se sienten ofendidas porque los vecinos se les metan al dormitorio. Yo pienso que las divisiones seguirán creciendo, incluso dentro de los propios países. Pero lo repito, es un proceso que en lugar de tomarlo de manera radical e irse del otro lado de la balanza, debe asimilarse como aprendizaje para mejorar los métodos de participación, que si en tres años las nuevas herraduras resultaron contraproducentes, que se vuelva a decidir para quitarselas o dejarselas, e incluso ajustarselas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja