Claroscuridad

Colisionaban las partículas
Generábamos haces luminosos de entre las grietas
A partir del polvo surgían las llamas
El flash de sus ojos y las sombras en los míos se retrataban
Le daban volumen a las ganas
Con cada gramo de luz se quemaban los granos de sal
se incendiaban los poros
se dibujaban las señales
los recuerdos en se manifestaron entonces en el humo
Literalmente, nuestra memoria se formó de carcasas quemadas
se cadáveres marchitos que se hicieron chiquitos y retorcieron conforme los consumió la luz.

Se cree y entiende que la oscuridad es mala. Pero es igualmente perjudicial el exceso de luz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana