¿Algo qué decir?

Hoy abrí una lata sin etiqueta que encontré tirada entre papeles y ropas sucias a la orilla de la cocina. Difinitivamente lo mío no es la limpieza. Ni el orden. Poco menos, la higiene. Otra vez por la noche perdí el control y desperté en el suelo del espacio mencionado sintiendo la espalda molida. Como si hubiera cargado un gran peso. Pronto percibí que tenía la sensación de que no debía abandonar la "seguridad" de la cocina. Sabía que tendría que salir tarde o temprano pero igual decidí posponerlo cuánto pudiera. Ingerí como rata mal alimentada los frijoles fríos del interior de la lata. Tenía las manos manchadas de púrpura; parecía pintura. Busqué algún líquido que pasar por mi garganta que quemaba. Finalmente descubrí un poco de leche a punto de alcanzar su día de expiración. La bebí, y mientras corría aún fresca por mi garganta rasposa me di cuenta de un dolor caliente en la parte posterior del brazo derecho: tenía un arañazo, un rasguño amplio e insistente. Luego me quedé ahí, de pie en la cocina como idiota sin decidirme a salir. Después de unas rápidas negocación y amenaza caminé hacia la sala. En el piso encontré los cuerpos mutilados de 3 hombres de mediana edad, algo más corpulentos y altos que yo. Estaban esparcidos por la sala en medio de un caos de basura, pedazos de muebles y de ropa y quién sabe qué más.
Pero lo que me hizo correr despavorido fue ver pintada con morado en la pared la pregunta: ¿Algo que decir? Porque descubrí que no era pintura lo que manchaba mis manos y la pared.

Comentarios

  1. Al leer esto sólo se me ocurrió pensar en alienes jajaja, pues supuse que la sustancia morada era su sangre.
    Este tipo de cuentos tuyos, oscuros, grises, lúgubres me agradan bastante, sobre todo los finales son los que en verdad me atrapan, como el cuento de la chica y la luna.
    me encanta tu escritura y la manera en la que plasmas los momentos

    ResponderEliminar
  2. 0_0 ché loco...

    Quizá sólo fue un poco de esquizofrenia... o bipolaridad U.U

    Nada que las drogas no puedan controlar.

    ResponderEliminar
  3. Juajajajas
    Mendigo sustote! Expedientes secretos X...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre