Luces

Hoy tuve ganas de sacarme los ojos...
porque dices que son como ópalos iridiscentes
pero al verme en el espejo su brillo parece ocultarse.

Ahora tengo ganas de quitarte los tuyos:
guardarme uno en el bolsillo y otro en el buró junto a mi cama.
Porque en noches como ésta en que apagamos las luces
y abrimos del todo las cortinas
por un momento tus pupilas intercambian su lugar con la Luna...
Ésta en el cielo se vuelve un hoyo negro que se dilata.
El centro de tus ojos irradia luz azulada...
luz que sutilmente se eclipsa bajo la sombra de mis labios.

Ahora, tras varios días y aún más noches
quisiera devolverte tus ojos sin párpado
porque su brillo incesante es tan intenso,
exceptuando las noches de luna nueva,
que ya no me deja dormir.

Comentarios

  1. Worales! Eclipsas lo dulce con lo tétrico. Buena contribución.

    ResponderEliminar
  2. Orale!!!
    Me gustó bastante, tu texto me hizo recordar lo bella que es la luna.

    ResponderEliminar
  3. Luz azulada, pues qué ojos andabas viendo jajaja XD.. ok, ok...
    Me lo parece muy bonito, porque es como agresivamente apasionado ;)
    Esas relaciones son la onda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Ser un hombre

La Gran Epifanía de la Nochevieja