Un despertar

Finalmente, tras 27 años de coma, Carlos Cortés despertó esta mañana para descubrirse en una época totalmente diferente a la que él había conocido y vivido.
Tras bañar con flashes al pobre hombre, ahora de 51años de edad, los reporteros que abarrotaban su pequeño cuarto de hospital se retiraron amanazando con volver, cada uno, por su entrevista exclusiva.
Cuando no se encontraba en rehabilitación física, debido al atrofiamiento de los músculos y ligamentos de Carlos tras casi tres décadas de desuso, se le ponía al tanto de los cambios y acontecimientos más importantes que habían ocurrido desde que había quedado confinado a una cama y a cubrirse de polvo como artefacto arrrumbado en un clóset.
No mucho después de su despertar, fue finalmente dado de alta entre vítores y más flashes de los reporteros que parecían haber vuelto para cumplir sus promesas. Sin embargo, al poco tiempo de acosarlo se dieron por satisfechos y le dejaron salir del edificio por primera vez desde hacia casi treinta años.

Una semana más tarde, el médico que estuvo con él durante su rehabilitación y actualización, veía conmocionado en el noticiero nocturno que el conductor decía:

Carlos Cortés, el hombre que milagrosamente sobreviviera a un coma de 27 años causado al ser alcanzado por un rayo cuando joven, hoy fue encontrado muerto en un parque del centro.
Las investigaciones preeliminares apuntan a que el hombre de 51 años se suicidó; esta hipótesis se vio reforzada con la aparición en la casa del ahora occiso de una nota en la cual desafortunadamente no explica las razones de su decisión. Las únicas palabras en el papel son: ¡Quédense con su mundo de mierda!

Comentarios

  1. Al estilo periodístico... me recuerda el estilo de Arreola.

    ResponderEliminar
  2. ¡Su mundo de merde!... jaja chale, pues no podría decir esta pequeña frase que en ocasiones anhelo tanto, pues no conozco otro mundo más que este.... Ehm, quizá el clihé básico de que cada mente en un mundo, pero realmente vivimos en el mismo, la mente es un recurso y herramienta para adaptarse de la manera que mejor convenga...

    Vamos en busca de otro mundo, al final las ideas más "locas" son consecuentemente los que traen grandes logros, o grandes ´guerras

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana