Incompleto

Era como tener el sol entre los dedos, los movimientos lánguidos se alargaban en mi y mis horas se escurrían viscosas desde los poros de la pared. Como percusiones intermitentes me llegaban sus palabras blandas, suaves, jugosas.
Mientras, me debatía mortalmente acerca de las ventajas de cambiar por una condición fungosa cuando me di cuenta que su diálogo no era para conmigo, sino para alguien que debía estar frente a la ventana tras de mí.
Seguí jugando con la pequeña luz en mi mano, mientras la ví acercarse a mi lado con la mirada perdida, como escudriñando más dentro de ella que fuera.
Su voz me llegaba como una ráfaga de ruidos irrisorios que parecían no tener respuesta en aquella otra presencia que adivinaba en la habitación.
Intenté girar para quedar boca arriba, pero pronto comprendí que tal acción excedía mis fuerzas por mucho. Tenía la sensación de estar incrustado en esa cama que se sentía como de piedra, igualmente fría y filosa.
Abandoné los intentos y me dediqué a jugar con la lucecita que parecía bailar entre los dedos de mi única mano útil (la otra yacía insensible bajo el peso de mi cuerpo).
Luego por primera vez percibí movimiento del tercero ahí presente, tras de mí, un movimiento seco y rasposo, carraspeaba. Lo que dijo no debió ser nada bueno ya que ella se dejó caer de rodillas en el piso y pareció llorar con las manos sobre el rostro.
Y súbitamente entendí...apreté con lo que tenía de fuerza la luz que tenía en la mano. Lentamente ésta comenzó a aumentar su brillo y sentí cómo el aire a su alrededor, en mi mano, se tornaba cada vez más frío. La esfera lumínica inició su recorrido insertándose en la palma de mi mano para luego correr hacia mi pecho y mi cabeza.
Fue entonces que volví al mundo, con todos mis recuerdos frescos: la persecución, la irrupción en mi casa, el ataque, mi herida ...Salté de la cama, tomé del cajón del buró mi pistola y me aseguré de no incurrir en el mismo error que ellos acababan de cometer: les disparé en la cabeza.

Comentarios

  1. Buenazo! Debo admitir que tuve que leerlo dos veces para entenderlo, o creer entenderlo.

    ResponderEliminar
  2. Monsieur Graju tiene toda la razón ¡Buenazo! sin duda alguna después de haber leido el final tuve que releerlo.
    Está demasiado bueno, me gustó mucho, se parece a un sueño que tuve una vez.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Graju sobre lo de leerlo de nuevo....

    Pero hay piores u.u

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, claro que no Bizcocho!!! La verdad es que me encantó, me alegra leer estas cosas que salen de usté.

    He sentido cómo se me entumió la mano por completo como a aquel individuo, y ví casi cómo es que pasaba la bala por dentro de sus cráneos...

    Al final necesitamos deshacernos de recuerdos de alguna u otra manera.... =/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre