Las hojas casi nunca caen en otoño (poema)



Vivo dentro de la sombra
de un árbol
Vivo en las entrañas
de la sombra de un árbol
Las ramas caídas
bajo
el peso
del
follaje
me encierran dentro como colmillos de una celda
Sin muros que oradar
y sin cortezas que mascar,
paso los días vitoreando al pasto que crece
Envidio a las ardillas ladronas
y a los carroñeros nocturnos
No sólo por la capacidad de andar en sus asuntos
que tienen y no aprecian
Sino por la capacidad que,
les he visto,
de traspasar la cerca de agujas
que me aisla
del resto
de mi persona
Porque la corteza del cerebro es insípida
y los muros que se levanta
separan al árbol del bosque entero

La imagen titular del poema es una ilustración tomada de acá.

Comentarios

  1. A veces... En la reflexión orquestamos barreras y jaulas... Me gustó mucho tu poema!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por entrar y leerme. Vuelve cuanto gustes. :)
      Y justo pienso así (y en otras entradas hablo de ello): a veces, mientras más reflexionamos y pensamos sobre nosotros y nuestra relación con el exterior, más nos terminamos envolviendo en nosotros mismos, ya sea por protección, precaución o miedo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En defensa del absolutismo ilustrado (micro ensayo)

«Hambre» de Knut Hamsun (reseña)