Fiasco

Recién sentí la motivación llegar y me dispuse a volcar mi costalito en el paupérrimo blog.
Pero mi internet es tan tan lento que ya murieron de viejas mis ganas de escribir algo.
Sólo recuerdo que era sobre la inanición del alma, la caída del espíritu en la espiral del sinsentido vital y la ausencia total de ganas de hacer lo que debo.
¡Salud!

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las hojas casi nunca caen en otoño (poema)

«Los enamoramientos» de Javier Marías (reseña) (micro ensayo)

«Hambre» de Knut Hamsun (reseña)