El Bosque de La Primavera

Un día decidimos ir a pasear al Bosque La Primavera, en Zapopan, Jalisco...o lo que queda de él. Indiscriminadamente se permiten las quemas de tierras aledañas a la reserva, mismas que casi por regla general se salen de control y terminan en dolor público (pulmonar y de conciencia), reproches, chivos expiatorios y nuevas lágrimas carbonizadas a lo poco.
Aquí hago un pequeñísimo, mísero homenaje a tan noble ecosistema, recientemente reducido en parte a cenizas por intensos incendios. Este Señor está aquí desde antes que la mancha urbana y esperemos pueda sobrevivirla...Sin La Primavera, la ciudad se condenará a la asifixia, la sequía y el predominio del gris.
Esperamos desde lo más profundo del estómago que este no se convierta pronto (¡jamás!) en un homenaje póstumo o documento histórico de lo que algún día fue tan señorial, noble y bello paisaje.
¡Cuídenlo, chingado!




















Comentarios

Entradas populares de este blog

Prédica dominical de lunes por la tarde

La maldición de decidir

Labios de grana