El Bosque de La Primavera

Un día decidimos ir a pasear al Bosque La Primavera, en Zapopan, Jalisco...o lo que queda de él. Indiscriminadamente se permiten las quemas de tierras aledañas a la reserva, mismas que casi por regla general se salen de control y terminan en dolor público (pulmonar y de conciencia), reproches, chivos expiatorios y nuevas lágrimas carbonizadas a lo poco.
Aquí hago un pequeñísimo, mísero homenaje a tan noble ecosistema, recientemente reducido en parte a cenizas por intensos incendios. Este Señor está aquí desde antes que la mancha urbana y esperemos pueda sobrevivirla...Sin La Primavera, la ciudad se condenará a la asifixia, la sequía y el predominio del gris.
Esperamos desde lo más profundo del estómago que este no se convierta pronto (¡jamás!) en un homenaje póstumo o documento histórico de lo que algún día fue tan señorial, noble y bello paisaje.
¡Cuídenlo, chingado!




















Comentarios

Entradas populares de este blog

Las hojas casi nunca caen en otoño (poema)

«Hambre» de Knut Hamsun (reseña)

«Los enamoramientos» de Javier Marías (reseña) (micro ensayo)