"Ser" escrito por Elian

Un placer es para mi presentar la segunda aportación hecha a este blog, de la mano, en esta ocasión, de Elian, también partícipe de este mundo ilógico y vertiginoso de las letras, a las que da un sentido un tanto más filosófico (como toda ella).
Sin más les dejo con el escrito. ¡Disfruten y ya!:


Que es para mi la vida sino la misma razón de ser, de sentir, de escuchar y de trasladar una manera de pensar a la acción pura de estar en el hoy, en el presente y en el pasado que quedará en la eternidad.
El tiempo interrumpe los sueños y lo que para mí sería una extravagante situación espectral, de los que se fueron y que ahora no tienen más necesidad que la propia de no saber del mundo tangible, material, superficial, físico y vano; ya no interrumpiré los pensamientos que me mantienen alejada de las personas que pretenden ser alguien para mi, porque no merece el pensamiento y la memoria de que así lo sea, porque yo no soy nadie para impedirlo, y si la vida quiere que así sea, así lo viviré, lo más desafortunado sería retar al destino, puesto que él siempre cumple su cometido, no entorpeceré entonces la memoria y voluntad de los otros seres que deberían de estar en mi vida, y de los que se fueron de ella les quedará la dicha de comentar que me conocieron y que no sintieron nada al haberme abandonado, pero que en cambio supieron aprovechar de mi lo que yo nunca quise dar, pero que todos lo conocieron.
Me mantengo al margen de lo desconocido, porque siempre tengo el tiempo prudente en que será explorado y lo sabré aprovechar de todas las maneras posibles, porque así debe de ser. Tanto es el anhelo de jugar con lo desconocido y sentir el vértigo del peligro que cuando estas a punto de vivirlo el miedo invade todo el cuerpo, y tus sentidos y tu mente y tus acciones te hacen retroceder de tal manera que no llegas a provocar ese deseo inminente ante el deleite de tus pupilas al encontrarse delante tuyo.
Prefiero que sean los años y no los humanos, quienes marquen el sentido estético y magnífico de la vereda que deberá cruzar la extravagante alma mía en lo inmaterial y lo supraterreno, puesto que el suplicio por evitar éste destino sería tal que no me atrevería a adorar de nuevo a los dioses magníficos que por ellos soy y estaré hasta encontrar lo infinito e inmortal. Ésta razón es la maravillosa esencia de mi cumplir en éste mundo terrenal, tormentoso en un principio, pero que con el tiempo es digno de reconocimiento y espiritualidad pura para el sentimiento de bondad de un dios que no tuvo otra razón de hacer que la propia de divagar por sus terrenos y que sin necesidad creó e hizo por alguna razón que desconozco la vida como tal es y la vemos.
Lo sublime me hace partícipe de lo eterno y de lo esencial, y aún no sé cómo es que debo responder a todas las dichas que me hacen sentir el dolor de cada día que no puede sufrir otro ser, puesto que para mí se ha creado ésta curiosidad de los dioses a la que llamamos martirio, congoja, trascendencia de lo que se siente con temor. Calculando siempre los motivos de las acciones llego siempre a la conclusión de lo innecesario que es el pensar en todo, en el mundo, en la nada y en el tiempo; magnífica la vida cuando desnudo mi alma y me entristezco al amanecer, porque estoy viva porque así quiero que siga… la dicha entonces llega y la muerte pasa a segundo plano, me envidia porque aún no le pertenezco y yo me resisto a sus encantos. Magnánima, placentera, la memoria que con la luz del atardecer pestañean mis ojos, no me atrevo a mencionar el nombre de lo que me hace feliz, quiero que trascienda a lo mental, a lo inmortal a lo espiritual….
Amortiguo lo que se supone me hace daño, a mi mente, a mis días a mi forma de tomar la lluvia; no le creo a los poetas falsos que no hablan de muerte ni de sufrimiento, no a aquellos que no han querido beber de lo prohibido, de lo escaso, de lo mejorado por el hombre y empeorado por él mismo… la tarde es la misma mientras tiemblan mis manos por la droga que me he metido por todos los poros de mi cuerpo…. Fallezco en mi cama, desnuda, sin nada… sigo temblando y el frío se concentra en mis labios morados que no saben a nada porque en ese momento me siento como tal. Siempre he esperado a que alguien tape mi cuerpo, caliente mis labios y me haga sentir que soy … persona, en tiempo y espacio, que existo, que me quite la droga, el miedo que me hace temblar las manos, que las calmen que las controlen y que me sigan las horas felices que se supone a todos llegan… al parecer se perdió la sensación de esa esperanza de recuperación… antes de que muera, que fallezca, que me mate la sombra de la luna que siempre fue mi amante.
Los mundos pelean en mi mente y me mantengo aún al margen de lo desconocido, participando de lo increíble, manipulando lo humano y perteneciendo sólo a un verbo hecho carne….

Comentarios

  1. soy muy mala crítica dicen por ahí y no se equivocan, más sin embargo debo decir que no encontraste mejor forma de desnudarte ante las palabras me gustó mucho es completamente Tú

    ResponderEliminar
  2. Qué miedo, quién eres?...jajaja..

    ResponderEliminar
  3. cómo es posible que me hayas olvidado con tan poco tiempo de conocernos. De verdad no me recuerdas?

    ResponderEliminar
  4. No es eso Mariana, sólo que quería hacer un poco más creíble tu pseudo-personalidad... ajaja, pero estuvo buena. Qué bien que te gustó lo que escribí.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre