Resurgimiento

Con el recuerdo de los sonidos del holocausto reverberando al fondo de nuestras mentes,
salimos a través de la roca férrea que nos subyuga.
Abandonados en un páramo frío e inerte nos tendemos para involucionar
a una forma rastrera e inmortal;
para seguir, únicamente, nuestro instinto más primitivo.
Vestimos la piel de los caídos en las masas aplastadas
por los dedos fúricos de un dios vengativo
y hacemos con sus rostros una nueva faz de nuestro ser,
una nueva identidad que darle a los restos que hoy cubren el panorama.
Los rayos aleatorios y distantes fulminan a algún incauto remanente entre escombros y cenizas humanas que se arremolinan con el viento rugiente.
Y es mi cuerpo el que de pronto comienza a calcinarse, se craquela y cae a mis pies como escamas de una serpiente color carne; lo que hay bajo ella, en mí, resplandece.
El futuro me visitó poco antes del final en la figura de un ángel.
Poderoso, implacable, sempiterno.

Y ahora, al comienzo de todo, ha vuelto a mí
y me ha revelado el esbozo de mi silueta nueva en esta playa sulfurosa.
Y este ángel llameante y hermoso me ha dicho: "Tú, maldito, terminador de la humanidad, eres ahora, la Desesperación Encarnada"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las hojas casi nunca caen en otoño (poema)

«Hambre» de Knut Hamsun (reseña)

«Los enamoramientos» de Javier Marías (reseña) (micro ensayo)