A cobrarse en un futuro no tan lejano

Quiero que quede, aunque sea en este lugar, que ni es lugar ni "es" siquiera, mi deseo futuro de irme a exiliar por mínimo un año a los gélidos bosques de Canadá. El dónde exacto es cuestión de buscarle un poquitín en un rato de ocio...uno similar a éste.
Lo que quiero es ir, encontrar o construir una pequeña cabaña lo más alejado de la humanidad que sea sensato y posible. El menú será proporcionado cada día por la vecina naturaleza. Lujos innecesarios quedarán estrictamente prohibidos.
Esto no es una invitación. Sí, lo siento. solamente quise presumir y dejar asentado en algún lado mi autocompromiso con esta empresa. De hecho mi única compañía planificada para el año de ascetismo será un perro. Sí, 234058 veces mejor compañía que cualquier ser humano habido o por haber. La raza por el momento me es indiferente, aunque debo reconocer mi preferencia por los perros grandes. Los perros pequeñitos son mariconerías que no sirven en el mundo real. Dependerá de lo que la marea de los días me traiga en lo sucesivo. ¡Se aceptarán perros callejeros, desde luego!
Aún no decido si el único lujo que quiero tener es el de la música (me refiero a algún reproductor), aunque creo que optaré por generar mi propia sustancia musical, parra alimentar esa otra hambre que suele aquejarme de tanto en tanto.
Antes había pensado en la edad, que no diré, ideal para semejante desaguisado. Pero a raíz de una plática con una amiga mayor y sabia tomé la determinación que me recomendó: ¡Cuando puedas hacerlo, hazlo! Luego si ya no puedes te estarás arrepintiendo de no haberlo hecho cuando pudiste. Aquí añado que si la desgracia se ceba en mi, y por esos entonces estoy casado o algún accidente similar, NADIE está invitado. La idea es ir a encontrarme...con lo que sea que se pueda uno encontrar en circunstancias semejantes.

Se aceptan sugerencias sobre la locación exacta de la intentona. Si no, de todas formas luego lo decidiré yo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre