Séptima estrella...

Primer destello de la noche...

Cuaderno de notas (antes del final)

Llueve. La noche llueve, en silencio pero constante. Resuenan los pasos huecos en las losas de la calle apenas alumbrada por un farol solitario. Igualmente resuena la colisión de la pluma sobre el papel mientras escribo iluminado por una única vela que parece tiritar de frío.
De alguna manera sabía que cuando el fin se acercase lo sabría.
Más no pensé que la sensación fuese tan abrumadora. Como una garra que apretara la espalda insistentemente.
Y es a éstas alturas que me doy cuenta que la única manera de perpetuarme y sobrevivir es escribir lo que he visto y oído para que no caiga en la garganta negra del olvido y en cierta medida para convencerme a mí mismo que todo lo sucedido ha sido real y no el producto del más terrible delirio.
Ya vienen por mí, eso seguro. El vaticinio resulta inexpugnable. Solo queda esperar la señal...el primer destello de la séptima estrella roja.
Pero antes que eso ocurra hay algunas cosas que deben ser terminadas. La primera es éste relato de las cosas sucedidas que por insano que pueda aparecerse por momentos, debo aclarar a quien quiera que sea mi desdichado lector, es terriblemente real.
Después, y espero mi interlocutor a través del papel lo comprenda, terminaré lo que comenzamos aquella tarde en el Risco Negro...he decidido que no he de irme sólo a dónde quiera que las sombras pretendan llevarme.
Así es que comienza mi relato hace 7 años al salir de una biblioteca titánica de tomos olvidados y libros prohibidos...

Comentarios

  1. siiiii, jaja soy la primera yeah!
    bueno
    muy estimado
    debo decir que me agrada el matiz que va tomando su primera parte de la pequeña novela? o cuento?
    me agrada el misterio y el pequeño sabor de venganza espero realmente que siga escribiendo, pues suena bastante interesante

    ANIMO

    Ozeloziua

    ResponderEliminar
  2. esté toma un sazón lovecraftiano
    a mi me da como cosa publicar en la web, cualquiera podria plagiarte, sabes? seguramente sabes, pero =, es decición de cada quien, vivimos en la puta neutralidad de las sombras masivas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maldición de decidir

Prédica dominical de lunes por la tarde

Ser un hombre